La invasión Instagramer de Luxor

La invasión Instagramer de Luxor

Durante la cena, nuestro guía-egiptólogo: Ahmed Badawi, me preguntó si podríamos sacrificarnos un poco y levantarnos dos horas antes que el resto del mundo.

  • ¿Y por qué Ahmed?
  • Porque vamos a poder visitar los monumentos con tranquilidad y sin la marabunta de instagramers.

Hablé con el grupo y todos a una aceptaron. La comunicación entre guía y grupo es una prioridad en Viajes Savitur.

Llegamos aun de noche a las puertas del Valle de los Reyes tras haber cruzado el nuevo puente sobre el Nilo, aun sin inaugurar.

El conductor sonriendo me dijo: un poco más tarde y la policía no nos hubiera permitido pasar. Hemos ahorrado 1 hora de tiempo.

Tras sacar las entradas, montamos en los carritos eléctricos que te acercan a las tumbas reales desde el parking.

Lo que se visita en el Valle

La entrada te da derecho a visitar, tres de las tumbas y la que más me gustó fue una que estaba dedicada a la diosa Nut que rige la boveda celeste, las constelaciones. Como podeis ver en el vídeo estábamos sólos.

El techo de esta tumba es todo un tratado cosmológico. La diosa devora y expulsa al Sol cada día, estrellas, planetas son representados alegóricamente.

Luxor

Para los egipcios antiguos, el origen de la vida está en el agua y esta proviene de los cielos.

Continuamos en la orilla occidental del Nilo, por donde se pone el Sol y por tanto se dedicaba en la antiguedad a los difuntos.

Las mujeres al poder.

Nos toca la visita al Mausoleo de la Reina Hatshepsut, la monarca que más años gobernó el Alto y Bajo Egipto. Comienzan a verse más turistas pero pocos …

Una vez dentro me llama mucho la atención el contraste entre el color de la montaña, el templo y los cielos. Algo mágico.

Siento cómo de impresionante tuvo que ser para el pueblo llano, visitar y adorar a sus dioses allí.

Cruzamos el río.

Esta vez nos dirigimos a la orilla oriental, por donde sale el Sol y donde se ubican los famosos templos de Teba: Luxor y Karnak.

Se pierde mucho tiempo por carretera. Ya hay policia en el puente que cruzamos por la mañana.

Decidimos hacerlo en barcaza y mientras nuestro bus se dirige vacío hacia Karnak.

Al llegar al muelle del otro lado, caminando llegamos frente al obelisco gemelo de la plaza de la Concordia de París y las imponentes estatuas de Ramses II.

Una vez dentro de sus muros, Badawi, nuestro guía, demuestra una vez más que el valor añadido de una visita es sin duda alguien que conozca y te explique con maestría el lugar.

Luxor

La atención de nuestros viajeros escuchándole, lo dice todo.

El oráculo no falló

Aún no ha llegado la marabunta preconizada por Ahmed, estamos visitando Luxor con bastantes turistas pero sin agobios.

Pero al llegar a Karnak …..

La seguridad laboral.

Allí, estaban restaurando la parte frontal del templo, subidos a un andamio y sin un casco u arnés. Aquello recordaba al tebeo de Rue 13 del Percebe….

La invasión

El templo … abarrotado y aun así impresionante a pesar de cientos de instagramers que impedían hacer un foto en ningún lugar.

Quedaban amarrados a las ubicaciones más fotogénicas y no se movían ni a palos hasta obtener el resultado soñado …

Moraleja … ¡Disfuta de Egipto pero levántate temprano!

Si quieres ver más fotos de Egipto o descargarlas para ti, aquí las tienes (Es mi página de Pinterest)

Más artículos sobre Egipto

Giza

El Péndulo

El Péndulo

El encargo.

Lento, lentísimo era el pedaleo que imprimía a mi bicicleta azul subiendo la cuesta de mi casa aquel verano del 77. Recuerdo nítidamente la composición del pavimento echando humo. Venía yo de la tienda del barrio.

Colgaba del manillar una bolsa de plástico blanca que rozaba mi rodilla a cada quiebro que daba para facilitarme la escalada. Los gorriones ni se atrevían a piar con el terral de las cuatro de la tarde.

Bajo la bici por las escaleras de la entrada y busco a mi madre.

Está embarazada de nueve meses, sentada en un sillón reclinable (orejero) que había comprado mi padre para hacerle la espera más cómoda, de la bolsa de plástico saco varios paquetes de Kikos.

Mama, ya no te los compro más, el médico te ha dicho que no debes tomar más sal.

La educación

Mis Padres

¡Qué bueno eres hijo! Anda toma tus dos paquetes.

Mirándola con complicidad le digo chantajista a la vez que apoyo mi cabeza en su barriga para sentir a mi hermano Javi moverse.

¿Qué vas a hacer?

Me dice acariciando mis rizos rubios.

A las cinco he quedado con José Luis el Melenas, Kiko y David para ver juntos en su tele a color “Sandokan”

Suena el timbre y me despego perezoso para abrir la puerta. “Mama”, es Antonio el lechero.

Pasa Antonio, pasa.

El ornitólogo

Era una autoridad en cuanto a yogures Danone y pájaros, me gustaba hablar con él.

Hoy, además de los yogures y la leche Puleva, nos ha traído una máquina para hacer nuestros propios “Polos de hielo” ensimismado atiendo sus explicaciones y me madre me dice: Toon, ¿No querías preguntar algo a Antonio?

Aprender de quien sabe.

Si, Antonio mi canaria ha puesto esta vez seis huevos.

¿La pusiste en un lugar tranquilo?

Si y solo la visito una vez al día.

Bueno vamos a ver, ¿Hace cuánto tiempo puso el último?

Una semana.

Las canarias siempre ponen pares, vamos a echar un vistazo.

Se dirige a la jaula y tomando el nido, mira los huevos al trasluz con la ayuda de una bombilla.

Yo, a su lado, conteniendo la respiración le escucho decir: si, esta vez los huevos están pisados y dentro de dos semanas si todo va bien saldrán los polluelos.

Vuelve a colocar el nido y me llevo cuidadosamente a la jaula a su rincón.

Se va el bueno de Antonio el lechero y le digo a mi madre:

¡Me voy a casa de David!

2012,

Hoy he visto otras lecheras, estaba alojado en la calle Atocha de Madrid y a las siete de la mañana, he tomado un taxi para encontrarme con mi grupo en Barajas.

Al pasar cerca del congreso, he visto como las lecheras (furgonetas de los anti-disturbios) de la Policía Nacional minaban las calles desde anoche. Automáticamente mi mente ha volado a la infancia ¿Instinto de protección?

Mi padre rara vez me habló de su infancia, se ponía triste.

Una vez durante nuestros paseos me contó que en casa de su abuelo Pepe, de vez en cuando le daban un bocadillo de jamón. Un día salió a la calle con él y se lo quitó un hombre.

Sin embargo, su generación consiguió proporcionarnos una infancia maravillosa.

 

En mi pequeño relato seguro que os veis reflejados la mayoría de los cuarentones actuales. No faltaba ni sobraba nada. Había equilibrio.

El PénduloLlegó nuestra adolescencia y se empezó a torcer la cosa. Sobraba más y faltaba equilibrio para compensar quizás las carencias de la generación paterna.

Hoy mis hijos, están en el extremo opuesto del péndulo.

Y cuando el péndulo se encuentra en ese punto, su velocidad es igual a cero, pero su potencial es máximo antes de arrancar su camino al lado opuesto…

Como el vagón de una montaña rusa que corona la cima…. y hoy las lecheras policiales me han llevado a la seguridad de mi infancia……..cuando la visita de Antonio el Lechero me hacía feliz…. a mi lentísimo pedaleo subiendo la cuesta de mi casa y a la seguridad del Amor de una madre.

Más sobre el autor

Más sobre Savitur